lunes, 14 de marzo de 2011

Los más memorables momentos del cine #4: La batalla más colosal jamás presenciada

El día de hoy en...


Los Momentos más Memorables de la Historia del Cine


King Kong contra Godzilla, así es, no hace falta que se tallen los ojos o relean y relean, es correcto, EL King Kong alguna vez se enfrentó a EL Godzilla, y todo fue inmortalizado en una película que narra su épico encuentro. Titulada exactamente así, King Kong contra Godzilla de 1962.

Hoy les traigo en video, su gigantesco encuentro, no sin antes darles una pequeña contextualización.

Una compañía farmacéutica captura a King Kong -durmiéndolo con un brebaje- y lo llevan a Japón con la intención de que luche contra Godzilla, que está haciendo de las suyas.

No darán crédito a sus ojos.
Desde que uno ve a Kong ser transportado con globos gigantes sabe que las cosas no serán ordinarias. Y es que en esta película es cuando a ambos King Kong y Godzilla se les comenzó a dar un enfoque más cómico y menos horropilante. 


iAh! Dato importante, al principio se tenía pensado que fuera Frankenstein contra Godzilla -no pregunten- es por eso que cuando -ya verán- Kong recibe los rayos de la tormenta vuelve a la batalla aún más poderoso que antes.

En fin, el chiste es que como resultado tenemos una de las cosas más extrañas y graciosas del la historia del cine.

Así que si los sujetos japoneses en trajes de hule destruyendo edificios a escala es lo suyo, iidenle play de una chingada vez!!

video



Hay dos versiones, la japonesa original y la gringa. En la japonesa hay un contexto satírico hacia la comercialización cinematográfica, que fue eliminada por completo en la versión estadounidense. Esto borrando muchas escenas e incluyendo a un narrador, estadounidense por cierto.
El caso es que existía el rumor de que en la versión japonesa ganaba Godzilla, y en la estadounidense ganaba King Kong. La verdad es que en ambas gana King Kong. Aunque no importa mucho, cuando uno mira el final de el combate se da cuenta; da igual quién ganó, lo importante es que a los dos se les quitó las ganas de pelear por mucho tiempo.