domingo, 28 de febrero de 2010

Juegos de películas, malos. Películas de juegos, peores. Parte 2:

La triste razón por la que no gozamos de buenas películas basadas en videojuegos y Uwe Boll, el peor y más odiado director de la historia del cine.


Para un juego, la historia contada en una película no es suficientemente larga. Por lo que las adaptaciones de películas a juegos no suelen muy fieles, pero esto no importa mientras el juego sea divertido. Mientras sea bueno satisfacerá a aquellos a los que les gustó la película y de paso atraerá publico nuevo.

Pero las películas se las tienen que ingeniar para meter toda la historia del juego en 2 horas. Lo cual lo obliga a elegir entre:
A) Extender la historia y universo de los juegos en lo que se están basando, dando por hecho que el espectador tendrá conocimiento de dicha historia y universo, o...
B) Intentar compactar la historia y universo del(os) juego(s) en una sola película entendible para todo mundo, sin respetar dicha historia o universo con tal de que el producto sea más fácil de digerir.

Guácala

El guión en estas películas apesta porque el escritor más que cualquiero otro miembro creativo que trabaje en la producción de la película es presionado por, así es adivinaron, los productores. Quienes ordenan estrictamente que se utilice la opción B). Por lo que la "creatividad" de los "creativos" de la cinta se gasta en hacer 2 horas de entretenimiento superficial.

Porque imagínense que si la película fuera una extensión de la saga en la que está basada, en lugar de una substitición, que es lo que suele ser. ¿Qué pasaría?, pasaría que tendríamos un filme con muchísimo potencial narrativo... pero que tan sólo los más acérrimos fanáticos de la franquicia en la que está basada entenderían. Y sí, lo más probable es que los fans la adorarían, tal vez lo críticos también, pero que quizá no recaudaría lo que costó. Y en el pensar de un productor ricachón (que son los que pueden costear pagar la licencia de una propiedad intelectual ajena) así no deben ser las cosas, un premio no da dinero, tampoco el amor de los fans.

Guácala, guácala

Así pues, con dinero en mente y látigo en mano, los productores salen en búsqueda de un director que se deje mangonear y un escritor obediente, quienes muy probablemente no tengan ni la más mínima idea de lo que tratan los videojuegos en los que intentan basar su filme. Y les encomiendan crear una cinta dominguera, fácil de procesar, pero que tome prestado el nombre y unos cuantos elementos de los juegos en lo que se está basando. Sin importar si respeta lo ya estipulado en dichos juegos.

Me gusta Milla Jovovich, pero aún así, guácala.

Nintendo, Sony y Microsoft son ricachones también, me pregunto por qué no producen ellos mismos alguna película de sus juegos, y así obtienen el producto que quieren, que quieren dar a sus fans y sin rendirle cuentas a nadie.
Como claro ejemplo está Final Fantasy VII: Advent Children 2005, creada en su totalidad por Square-enix, ¿y qué resultó? Un maravillosísima película, gráficamente impecable, música asombrosa, historia últra compleja pero bien narrada, pero que no es amigable para aquellos que no están en la onda de Final Fantasy VII, pero aunque no sepan nada del juego yo aún así recomiendo que la vean, es un deléite audiovisual rítmico.

Uy, en Bluray la definición es más alta que la vida real.

Volviendo a la realidad actual, de como cien intentos de hacer una película basada en un videojuego tenemos que como un 40% son archirrequete últra malísimas, 50% malas y estúpidas, 5% churros entretenidos y el 5% restante son domingueras pasables.

Por otro lado. Mi película favorita (basada en juego) es Silent Hill, y con "favorita" me refiero a que es la única que me ha gustado (Final Fantasy VII: Advent Children no cuenta porque no está basada en el juego, es más bien una "secuela"). En Silent Hill del 2006 se nota que el escritor y el director sí jugaron los juegos e intentaron renarrar el primero de ellos, tomando elementos de Silent Hill 2 y Silent Hill 3, haciendo cambios que aunque sí muy visibles para aquel que sepa de los juegos, no lucen como elementos hollywoodenses descarados para hacer una película más simple.

En general me gusta lo atmosférico de la cinta, copiando muy bien la del juego. Que como fanático de la saga Silent Hill de Konami sé: en Silent Hill, la atmosfera lo es todo.


La calidad de la película de Silent Hill nace de la pasión del director Christophe Gans por querer filmarla, quien le rogó por cinco años a Konami que le vendiera los derechos, dado lo mucho que los juegos de Silent Hill significaban para él.
Este filme es el ejemplo de que se puede crear una buena película basada en un videojuego. O al menos una decente, porque admito que Silent Hill está lejos de ser una película extraordinaria.



La noticia buena: se ha anunciado que se hará secuela.

La noticia mala: el productor dijo en una entrevista que dado al poco éxito obtenido por la primera (todo$ $aben a lo que refiere con éxito ¿verdad?), la segunda será una película más familiar y fácil de entender.

La noticia fea: Roger Avary el escritor del la primera parte, está en la carcel por conducir en estado de ebriedad.





Uwe Boll es una cineasta independiente alemán, y boxeador.
Autor de como 7 películas basadas en videojuegos, entre ellas Alone in the Dark, Far Cry y The House of the Dead. ¡Y sí, adivinaron! ¡Son HORRIBLES! Bueno, eso dicen, yo la verdad nunca las he visto, pero eso no me impide que les cuente sobre este hombre.
El caso es que Don Boll es todo un personaje, ha sido nombrado el nuevo Ed Wood, a lo que yo digo: "-A la mierda, Ed Wood era simpático, este señor es una cabrón mamón-".

Pruebas de la horripilancia de sus películas se pueden encontrar en Internet Movie Data Base, en donde actualmente 3 de sus películas figuran en la lista de las peores 100, digo "actualmente" porque antes había 4. En Metacritic, donde las 6 películas que encontré tienen 22, 30, 15, 9, 18 y 15, sobre 100. Y en muchos otros lugares, donde uno oye que hablen de Uwe Boll sabe que es para mencionar lo terriblemente malas que sus películas son.

Un crítico una vez dijo "Uwe Boll hace sentir mejor a otros malos directores, ellos se dicen -Está bien, al menos no hice Alone in the Dark-"

Éste es, si lo ves en la calle pídele su autógrafo o arrójale una piedra.

Algo que sí vale la pena ameritarle a este señor, es que casi siempre él mismo se ha pagado sus películas, y lo chistoso es que las veces que ha conseguido finaciamiento de algún otro productor alemán, ha sido porque la ley permitía que la inversión en una película fuera 100% deducible de impuestos, o algo así.

Pero... ¿qué lo hace tan particularmente odiado? El ser violento y hablador. Es famoso por acusar de pendejos y mantenidos a todo aquel que haga una mala reseña de sus películas.

-Tú no entiendes mi película. Por eso crees que es mala.

-No conoces el esfuerzo que hice para hacer esta película. Seguro tú todavía vives con tu madre. Yo hice esta película con mi dinero.

Y así...

Pero eso no es todo, incluso a retado a cualquiera que crea que sus películas son malas a un encuentro de box.



Aunque ¿saben?, al igual que de Ed Wood, admiro su perseverancia, digo, se enfrenta a un mundo que no quiere que haga lo que ama hacer en la vida. Y ni creo que sea el peor director de la historia, seguro hay muchos otros peores, sólo que es muy buscapleitos.


Ah, y si ya les cayó mal a ustedes también, pásenle acá donde un grupo de personas preocupadas por el futuro de las películas basadas en videojuegos creó una petición para retirarlo , él mismo prometió que si se acumulaban un millón de firmas se retiraría del mundo del cine.
¿Quiéren saber qué tanto odia el mundo a Uwe Boll? La petición lleva como 300 mil firmas.